Blog - Nunca estamos solas

Porque el camino es largo elijo un zapato cómodo

Porque si quiero correr, que no huir, quiero mis pies bien libres.

Porque el camino es largo elijo hacerlo pensando y sintiendo a partes iguales.
Teniendo mis propias ideas y no alimentándome de recetas ajenas.

Porque el camino es largo no me gusta definirme ni colgarme etiquetas.

Porque el camino es largo llevo lo imprescindible.
Un par de libros. Mi música amada. Mi gata. Lápiz y papel.

Porque el camino es largo es bueno de a ratos hacerlo acompañada.
Pero no llevarle la mochila al otro, porque me puedo perder en compasiones falsas.

Porque el camino es largo me despojo de ser hija, hermana, madre, amiga, esposa, novia, para llamarme por mi propio nombre y no olvidarme de quien soy cuando soy todas esas cosas.

Porque el camino es largo y sinuoso, no quiero mapas, sino sorpresas.
Y de ser posible, algún coscorrón si me estoy quedando demasiado quieta.

Porque el camino es largo evito los distractores. Esos que succionan la energía, debilitan el ánimo, destruyen la autoestima, nos roban nuestros sueños, envidian que caminemos.

Porque el camino es largo me levanto con el rocío y me acuesto con la luna. Y bebo cada mañana una taza cascada llena de espuma. Con aroma a sal y vida.

Porque el camino es largo sé que es muy corto. Porque cuando lo estás caminando el tiempo se hace un minuto. Y cuando estás estancada, eterno.

Porque el camino es largo cada día voy aprendiendo a caminarlo.

Busca el camino. Sale de ahí mismo, de debajo de tus pies. Es el que vas construyendo cada día. Despierta, asistida, conectada. Y porque nunca estamos solas….acompañada.

Simone Seija Paseyro
Lectora de Registros Akásicos

Deja un comentario