Blog - Nunca estamos solas

Los colores de mis bodas…

– ¿Ya elegiste el vestido?
– No. Y no tengo idea. Ya me encontrará
– Todo vale, acordáte, todo vale.

Los colores de mis bodas tuvieron algo de premonitorio.

Siempre me casé absolutamente enamorada, y con los ojos bien cerrados, no fuera a no llevarme una sorpresa.

Mi primera boda fue vestida de negro y plateado. Porque mi madre lo vivía como una tragedia, un luto, y a los velorios no se va de blanco. Así que allá fui, presagiando lo que años más tarde se vendría.

Para la segunda, tuve la fe romántica de elegir un color crudo. De tener un matrimonio religioso. De celebrar y sentir que fue un día especial. Como la calma que precede a la tormenta, no tenía idea que ese matrimonio iba a ser el detonante de que el padre de mi hija me la sacara. Cuando volví de la luna de miel, encontré una citación, y la buena relación que manteníamos voló por los aires. Fue el comienzo de la noche más oscura, igual que el negro y plateado del vestido que usé para casarme con él.

La tercera vez todavía no me había despertado. Estaba caminando con pie firme por el fondo de la fosa, y no supe darme cuenta que este era sin dudas el Amor con todas las letras y sin excepción alguna. El que se había animado a encontrarme el pulso de la vida en un momento en que apenas me latía. Usé unas pescadoras blancas, un buzo rosado, el pelo cortísimo y ni un solo tatuaje… aún.

Los colores de mis bodas vinieron marcados por las situaciones externas. Camaleónica, me vestí de acuerdo a lo que me rodeaba, totalmente desconectada de mi alma.

Cada vez que me cuelo a una iglesia para ver entrar a una novia, se me llenan los ojos de lágrimas. Y la bendigo, para que el color de su boda sea de pura luz.

Hasta el último aliento, se puede elegir el color de la vida…

Bendiciones! que el color de tu vida sea el que vibre en sintonía con tu esencia y tengas la fuerza de cambiar la paleta de tonos, si los oscuros ocultan la luz de tu sol!

Simone Seija Paseyro
Lectora de Registros Akásicos

Deja un comentario