Blog - Nunca estamos solas

Lo difícil de lo simple

Lo difícil de lo simple. La sencillez de lo complejo. Tauro nos ayuda a simplificar, a Escorpio le encanta complicar. Porque lo demasiado sencillo, lo aburre.
Y ahí estamos nosotras que venimos agotadas, toditas las emociones cubriéndonos como una piel gigante, con una gran oportunidad de unir lo que parece imposible de unir. Simplificar lo que nos empeñamos en hacer complejo.
Impecable momento para evitar dramatizar. Alejarnos del pozo de la exageración y la autocompasión. Hay un ejercicio que me gusta hacer cuando está sucediendo algo en mi vida. Intento mirar desde afuera. Como en una película. Observo lo que me altera. Por qué me altera. Camino alrededor de cada escena, viendo lo que sobra. Tratando de sentir debajo de la multitud de distracciones. Lo que me hicieron, lo que hice, de lo que me acusan, de lo que acuso, lo que me lastimaron, lo que lastimé. Voy poniendo todo en una bolsa grande. Dice “Pasado”. La bolsa se va llenando y la pista se va aclarando.
Quedan menos compañeros de reparto. Comprendo lo que me desborda, lo que me enoja, el anillo de mis miedos que se cierra sobre mí y ahoga mis alegrías. Veo mis desesperaciones, llantos, abrazos, besos, palabras duras, y también las de amor. Camino conmigo en la línea del tiempo. Soy hija del drama. Se me hace difícil recoger las hojas secas de lo que ya no es, para poder ver el césped verde del hoy. Y saber dónde estoy parada.
Vuelvo a tener 10 años, toca usar el barredor para limpiar el jardín. Sólo que ahora me entusiasma. Esta mujer que pasó la cincuentena, baila mientras junta sus propias hojas secas y crujientes. Mientras hace una pila mullida. Cuando pasa riendo por el medio haciendo volar pedazos de historia color otoño. Quitándose las que quedaron enganchadas en el pelo. Y finalmente, mientras cae el sol, me agacho para prenderlas fuego.
Soy esa que siente las llamas lamerle las espaldas, y que entrega en esa pira los sacrificios, las tristezas, las miserias, las mentiras, los tiempos perdidos, las decepciones, las traiciones, la pasta pútrida de lo que hace una vida que llevo adherido. Y ya no más. Soy la que danza alrededor del fuego, viva, simplificada, desdramatizada. Es rock. Del bueno. Luna, te esperamos.

Nunca estamos solas! Ni locas ni rayadas! Vamos que vamos!

Deja un comentario