Blog - Nunca estamos solas

LA ALQUIMIA Y LOS REGISTROS AKÁSICOS

Cuando atraviesan la puerta la huelen. Algunos dicen, los que son habituales del lugar, que cuando van llegando al acercarse se siente. Son las pastas alquímicas. Las que se encargan de hacer el «trabajo energético» mientras yo me concentro en canalizar la información.

Aquellos que vienen después de la caída del sol, también se van a encontrar con unas velitas blancas que se llaman «Ángeles llamadores de la Luz». Porque en los tiempos que corren los necesitamos para trabajar bien.

¿Por qué suelo tener tantos envases aparentemente similares pero con nombres diferentes? Pues porque a lo largo de una Lectura, van sucediendo cosas con la energía, que a medida que las voy sintiendo, voy cambiando la pasta que uso. No lo hago de forma consciente. Voy sintiendo y actuando acorde a lo que siento.

Hay pastas que limpian. Pero no todas las pastas limpiadoras actúan sobre las mismas cosas. A veces se limpia lo burdo, otras pensamientos, se purifica, si alguien falleció hace poco en la vida del consultante se eleva lo que haya quedado adherido. Luego cada pasta trabaja con distintos coros angélicos que tiene distintos dones. Hay pastas élficas. Las hay que elevan la energía. Las hay que consuelan. Las hay que permiten comprender con claridad.

Y les puedo asegurar que por todos esos lugares vamos pasando a lo largo de una lectura. Por eso cuando se van, la cara parece más descansada. Me gusta bromear con que tengo un spa alquímico además de leer los Registros.

¿Podría quizás leer Registros sin usar alquímicos? Supongo. Pero forma parte del todo. De ser cuidadosa. De ser consciente. De sentirme en paz conmigo misma y de no escatimar a la hora de pensar en que quien llega merece lo mejor. Así funciona para mí.

Bendiciones infinitas! Gracias siempre por estar. Porque nunca estamos solas!

Simone Seija Paseyro
Lectora de Registros Akásicos

Deja un comentario