Blog - Nunca estamos solas

Disfrutar. Valorar. Vivir. Y seguir…

Acuario son las redes. La tecnología. Febrero, mes del amor. Y en ese juego del amor por nosotras mismas, cómo nunca lo que hay es lo que es.
Lo repetí durante todo el viaje que hicimos a París y Estrasburgo.
Lo dije caminando hacia Notre Dame. Subida a un barco cruzando el lago en Lucerna mirando las montañas nevadas. Caminando por Colmar. Empapada por la lluvia que no paró un minuto caminando Baden Baden. Lo sentí cada vez que sacaba un nuevo pasaje para conocer una nueva ciudad sin criterio alguno, por el mero placer de dejarme sorprender. “Estamos acá, es hoy.”
Los viajes me gustan tranquilos. Muchos días en un lugar. Cafecitos, libros, escribir. Comprar tulipanes. Mirar a los cisnes en el Quai de la Bruche.
Hagamos lo que deseamos. Cambiemos lo que hay que cambiar. Adaptémonos a los movimientos que el mundo entero está haciendo. Mi Mercurio en Acuario goza. Me siento cómoda y no extraño la antigua manera de hacer las cosas. Pero cuando voy a comprar algo y veo alguna emprendedora que tiene una web que me complica la vida, o no me muestra todo lo que hay, me digo : “ Cuidá esta vía. Cada vez más va a ser la manera”. Me costó pero hoy lo disfruto. Ya no sólo consumo productos de Montevideo, sino de todos los departamentos.
Aceptación. Lo que es, es. Lo que hay es lo que hay. Lo que he logrado, es lo que tengo. Lo que sea mañana, no lo sé. Eso reduce mi baldosa al maravilloso momento presente. Hoy estoy . Hoy tengo ganas. Hoy puedo. Hoy quiero. Ayer ya no es. Hoy te abrazo con los ojos. Te escucho como nunca a través de la cámara cuando te atiendo. Me concentro el doble sin distracciones de movimientos ni trasiego de personas. Hoy celebro y acepto. Porque ya viví no aceptar lo que había. Estar medio muerta siete años. Y no me queda tiempo. No me queda tiempo para perder deseando utopías que no existen. Tengo todo el del mundo para gozar el minuto. Ese que te entrego entero cuando nos encontramos. Que disfruto. Que vibro. En el baile del vivir no hay que pagar otra entrada que tener ganas de bailar. Así comienzo las mañanas, así quiero que me encuentre mi último día. Vivita y rockeando.

Simone Seija
La Psi que leo Registros Akásicos
Escrito en febrero 2020.

Deja un comentario