Blog - Nunca estamos solas

CUANDO EL POLIAMOR SE VIVE…

Me gustan las personas que comparten su vida desde un lugar de sinceridad. Cuando no la decoran. Cuando no me mienten. Aunque pueda estar o no de acuerdo con ellas.

Por eso seguí buscando para encontrar más acerca del tema del Poliamor. Me parecía que alguien que lo viviera y fuera capaz de transmitirlo desde un lugar de honestidad, le daba al tema otra forma.

Así es que me encontré con una mujer que después de vivir un vínculo tradicional durante mucho tiempo, con una vida exitosa para los cánones de nuestro sistema, había decidió cambiar su vida…por amor. Por poli-amor.

Gabriela Wiener llevaba 20 años casada, madre de una niña, periodista y escritora peruana consagrada, cuando a su vida llegó un nuevo tipo de amor. Ella y su marido se enamoraron de Rocío. Una mujer que vivía en comunidad con otras mujeres. Que había realizado un pacto de útero para ser madres todas juntas. Una música con ideas muy claras sobre lo que quería y lo que no.

Por amor, Gabriela dejó su trabajo en Marie Claire, mudó su casa del centro de Madrid a la periferia. Por amor Rocío modificó su visión del mundo donde el modelo pareja no le iba. Por amor los tres, incluyendo al marido de Gabriela, decidieron tener un hijo. Por amor Rocío se fue de la casa porque, aunque las reglas eran que cada uno podía tener vínculos con terceros, Gabriela no toleró cuando esto sucedió. Por amor volvieron. Por amor lo siguen intentando. Dos madres, un padre, dos hijos.

Leer sobre esta historia que la propia Wiener comparte, escribe y narra me hizo darme cuenta que sí existía esa manera de poli amor. Y que existen tantas formas de amar como personas caminemos el mundo.

Al profundizar encontré un libro de entrevistas que Gabriela le realiza a las personas que son importantes en su vida. Y ahí aparece este fragmento que me pareció digno de compartir.

– Rocío: Nuestra relación ha sido un cliché de novela en multitud de ocasiones. No nos han faltado los celos internos, las peleas épicas, los celos absurdos, la posesividad, y el romanticismo en su versión más huachafa. ¿Mi valoración? También hemos sido generosos. Hemos compartido nuestro amor con más de una persona, con terceros y hemos aprendido mucho de nuestros conflictos.

– Gabriela:¿Funcionará?

– Rocio:Funcionará el día que confiemos en el amor que nos tenemos independientemente de con quienes tengamos sexo, el día en que nuestra libertad pase también por cuidar a quién tenemos al lado. Ahí te lo dejo.”

Finalmente, de a dos o de a tres, nos atraviesan las mismas dudas, los mismos miedos, las mismas dificultades, cuando ponemos el alma en un proyecto de amor/vida.

Y me pareció muy valioso que las dos protagonistas pongan voz a la historia. En esa búsqueda de trascender las pequeñas cosas, para llegar al eje de todas las historias…poder vivir como sentimos, fieles a nosotros mismos.

No sé si podría sostener vivir un poliamor. No me siento capaz. Pero…si piensas diferente que yo me guardaré de violentarte. Porque ¿quién soy en definitiva para juzgar tu vida.? ¿Quien eres en definitiva, para juzgar la mía?

Bendiciones infinitas! Porque nunca estamos solas…!

Simone Seija Paseyro
Lectora de Registros Akasicos

Fotografia: Tamara Arranz para Página 12

Deja un comentario