Blog - Nunca estamos solas

Creyó que cuando consiguiera todo lo que sentía que le faltaba en el plano material y tangible, su vida iba a ser perfecta y ser feliz…

Creyó que cuando consiguiera todo lo que sentía que le faltaba en el plano material y tangible, su vida iba a ser perfecta y ser feliz.

Así que se dedicó a la meta sin molestarse en hacer de cada día un camino de disfrute. Se olvidó que cada amanecer es una posibilidad de dicha y goce. Se olvidó de vivir en pocas palabras.

“Mi meta es tener un techo. Estar tranquila económicamente. Formar una pareja. Hacer lo que me guste.”

Una suerte de cheque en blanco a pagarse en años y con chances de que todo se dé…o que no se dé nada.

Curiosamente la extensa lista de todo lo que carecía se fue llenando cada vez de menos cosas a lograr. Y empezaron a surgir las logradas..

Pero el medidor de la felicidad trancado en cero sin movimiento alguno.

Comenzó a agregarse actividades. Para llenar el tiempo. Para encontrar lo que buscaba. Sin darse cuenta que cuantas más actividades realizamos menor es el tiempo para encontrarnos con nosotras mismas.

Hay quien pinta y toca el cielo con las manos. Hay quien escribe y vuela al cosmos. Hay quien canta y levita. Hay quien camina en la naturaleza y vibra el sol mayor. Hay quien va hasta la orilla del mar con el mate y un libro y siente que la perfección existe. Hay quien escucha los pájaros en la mañana y sonríe desde adentro agradeciendo a la vida.

Y hay tantos caminos simples como seres humanos para conectar con la alegría infinita del Ser Interior. La joie. La gioia. La freude. Qué bien que suena y se siente y sabe en todos los idiomas.

El secreto de esa alegría está adentro. Lo de afuera es el complemento nunca el traje de la fiesta llamada vida.

Mover el dial de la estación de la escasez a la de la abundancia. La cuenta en el banco de tu ánimo se llenará de ceros a la derecha para que gires cheques en blanco de plenitud. Confía. Es el primer paso…

Bendiciones. Nunca, nunca estamos solas!

Simone Seija Paseyro
Lectora de Registros Akásicos

Deja un comentario