Blog - Nunca estamos solas

Cómo le explicás a quien no lo vivió lo que es bailar un lento…

Cómo le explicás a quien no lo vivió lo que es bailar un lento.
La sensación única de que te envuelvan los brazos de alguien y te muevas al compás de una música mágica.
Nunca me quedó muy claro por qué los lentos venían después de toda una noche de bailar movidos. En un baile común. O de la farándula en un cumpleaños de 15. Que era aún peor.
Pero tengo la imagen vívida de salir con alguien y esperar hasta las seis de la mañana para que llegara ESE momento.
Cómo también el de estar en un baile donde quien yo quería que estuviera faltaba sin aviso, apoyarme contra la pared, cerrar los ojos y saltar hasta el techo cuando alguien te decía: “¿Bailás?” Por favor! ¿no ven que una está en el quinto cielo levitando y no se nos puede bajar de golpe?
Bailar lento era el preludio de un beso y no de tantas cosas más. Pero esos besos…qué esmero !! Lo valían todo.
Bailar lentos con la persona indicada era tocar el cielo con las manos.
Y bailarlos con quien no conocías, un Universo de posibilidades.
No soy nostalgiosa, soy memoriosa. Y llevo en la sangre el romanticismo.
Amé los lentos conversados, en donde te encontrabas con que tenías conocidos en común, y te pasabas la noche contando vida.
Los lentos sorpresivos, donde no dabas nada por el que te había sacado pero terminaba siendo una aventura maravillosa.
Los lentos comentados, que eran cuando habías bailado con alguien que recién había cortado con otra, y todo el mundo lo comentaba al otro día.
Luego, los mejores lentos de mi vida de recién casada, los bailé con el padre de mi hija en un lugar que se llamaba Makao. Eso de escuchar a Frank Sinatra cantar New Yorl New York y creer que todo era eterno no se paga con nada.
En cada tiempo de estar vivos estamos a tiempo de bailar los mejores lentos. En el lugar que sea. Con la persona indicada. Eso es lo maravilloso de tener memoria y poder revivirla en el presente.

Bendiciones infinitas! Nunca estamos solas! Celebrando vida!

Simone Seija Paseyro
Lectora de Registros Akásicos

Deja un comentario


Tu email no será publicado