Blog - Nunca estamos solas

Cada vez que doy explicaciones…

Cada vez que doy explicaciones, es porque en algo no me siento segura de lo que estoy haciendo.

Pasé gran parte de mi vida dándolas: porque hago lo que hago, me caso con quien me caso, me embarazo o no me embarazo. Porque dije lo que dije. O no dije lo que no dije. O hice lo que hice. O no hice lo que no hice.

Y con la garganta seca y los ánimos fritos, terminé por darme cuenta que a la única que le debo explicaciones es a mí y mi conciencia.

Soy la que tengo que comprender mis razones para actuar, para Ser, para decir.

Soy la que sé de qué lugares salen mis motivos,. De que parte de mi historia, o de mi presente, o de mis proyectos. Que son propios.

Conformar a todos es complicado. Pero posible.
Conformar a todos y a mí misma, ya es distinto.

De forma que opté por hacer lo que me dicta el ánimo, la intuición y las ganas.

No voy a lugares por compromiso. No mantengo vínculos que no me gratifican. No elijo lo que no siento de corazón.

Por contrapartida, quien me vea en un sitio sabrá que estoy porque me nace. Que la persona que camina a mi lado es especial y querida en mi vida, como pareja, o como amig@, como ser humano.

Pongo lo mejor que tengo, y la intención más sana en cada acto.

Luego me largo al mundo y si me encuentro explicando por qué hago o deshago me digo a mí misma…»Difícil sacar las mañas… No te quejes, no es el otro, sos tú que aún quieres darlas!!».

Bendiciones!! Que la vida sea vivida más que explicada, que para ser feliz no hay manual ni reglas externas que nos regalen nada…

Simone Seija Paseyro
Lectora de Registros Akásicos

Deja un comentario