Blog - Nunca estamos solas

Cada mañana el balconcito se llena de luz, de amor, de magia…

Cada mañana el balconcito se llena de luz, de amor, de magia. Y mis compañeras fieles…son mis violetas africanas.

Las primeras llegaron a mi vida a mis 17 años, cómo regalo por haber salvado todas las materias en diciembre y terminado el bachillerato. Mi madre compró una planta en la florería de a la vuelta de su trabajo y me las hizo enviar. Un homenaje, porque en ese tiempo, el dinero no sobraba.

Así que a lo largo de la vida, he ido comprando cuando por algún motivo se secan, nuevas violetas. Que me recuerdan que con esfuerzo y amor todo se puede. Que regarlas es regar la adolescente que fui y hoy, la mujer en que la me convertí. Con mis luces y mis sombras.

Un llenarme de colores en los días grises. Un trozo de tierra cultivada en mi espacio. Junto con el sonido de la fuente, los aromas de la alquimia y los fuegos de los cirios.

Cada día el balconcito se llena de luz y las saludo. Para que sientan que las quiero. Porque decir lo que sentimos a quiénes nos rodean y amamos, humano, animal, vegetal o mineral, es mi primer sencillo ritual de las mañanas.

Bendiciones infinitas! gracias por estar en mi vida! Que tengas un hermoso día y una buena semana…

Simone Seija Paseyro
Lectora de Registros Akásicos

Deja un comentario