Tal vez el reto no sea pensar...

Tal vez el reto no sea pensar tanto en lo que se debe hacer, en las obligaciones, en lo que está faltando terminar...sino en crear y permitirse un acto de amor por uno mismo.

Un acto simple. Una caminata. Un té en paz. Leer ese libro que duerme el sueño de los justos. Correr. Bailar. Llamar a un amigo que hace mucho que no se ve y se extraña.

Vivimos corriendo en un mundo que no para. El mayor acto de amor quizás sea detenerse unos minutos para agradecer estar vivos.

Registros Akásicos - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Copyright © 2015 Pablo Benítez