Brujas... sabias...

Conocí la ciudad de Brujas hace casi veinte años. Lo que vi en esa oportunidad no tuvo nada que ver con lo que percibí en esta.

La primera vez la viví como una ciudad romántica, con coches con caballos, travesías por los canales e infinidad de cisnes. 

Sin embargo, Brujas encierra mucho más que eso. A la entrada se encuentra una estatua del Arcángel Miguel, y hay otra en la torre más alta del Ayuntamiento, protegiendo la ciudad.

En las casas, sobre las puertas y ventanas, hay gárgolas, o caras que intimidan o búhos....para ahuyentar a los malos espíritus y que no entren en los hogares.

En las esquinas, formando parte de las paredes, vírgenes protegen el cruce de los caminos.

Brujas guarda una reliquia para los creyentes, la preciosa sangre de Jesucristo. Se encuentra en un tubo, y frente a ella, cuidándola, un monje. Más allá de toda racionalidad, al pararse frente al lugar, colocar las manos sobre ella y rezar, se siente una fuerza, una energía, una emoción profundas...

 

https://www.facebook.com/Simone-Seija-Registros-Akásicos-1451899725080064/?fref=ts

 

Registros Akásicos - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Copyright © 2015 Pablo Benítez