Meditación de las alas del ángel

Desde que llegamos a esta vida, hasta el momento en que partimos, cada uno de nosotros tiene sobre su hombro derecho un ángel guardián. Tomar conciencia de su presencia nos libera de toda soledad. Y nos permite escucharlo cuando interviene en nuestra vida.

Cuando sintonizamos con el reino angélico desarrollamos una frecuencia vibratoria que nos ayuda a elevarnos sobre nuestros problemas. 

Las alas de cada uno de nosotros son diferentes, son una irradiación directa de la divina chipa del chakra corazón.

1- Ponte de pie con los pies desnudos y apoyados en el suelo.

2- Levanta los brazos por encima de la cabeza. Al hacerlo, visualizate con los pies firmemente apoyados en la tierra y la cabeza en el más alto cielo. Siente tu cuerpo conectando el cielo y la Tierra.

3- Estira los dedos hacia arriba y al hacerlo, siente las manos de tu ángel guardián extenderse hacia abajo, pon tus manos en las suyas.

4- Cuando estés preparada, deja que tus alas angélicas crezcan desde el espacio situado entre tus omóplatos. Siente que crecen hacia arriba y hacia afuera. Siente la sensación que producen y el aspecto que tienen.

5- Deja que tus alas se desplieguen completamente. Comoquiera que las sientas deja que tu cuerpo se ajuste a la experiencia de tener alas.

Muchas veces sentirás un cambio en tu campo energético general cuando ascienda tu frecuencia vibratoria y te acostumbres a la experiencia...de tener alas.

6- Intenta mover tus alas.

7- Pide que te bendigan tus alas.

La biblia de los ángeles

 

Hazel Raven

Registros Akásicos - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Copyright © 2015 Pablo Benítez