Blog - Nunca estamos solas

Abriendo puertas…

Hay finales abruptos

Hay finales eternos

Hay finales que se dan en un segundo

Hay finales que suceden, pero permanecen abiertos,

Cuando internamente sabemos que algo llegó a su fin, podemos encontrarnos con que una parte nuestra se resiste a abandonar la situación.

Intervienen los miedos, las dudas… lo que sabemos es?… lo que vemos será así?

Damos vueltas y vueltas en la cama tratando de encontrar la fuerza.

O la Luz que nos muestre un camino que no duela.

Tal vez ahí se encuentra el quid.

Cuando algo se termina, duele. Cuando algo se rompe, duele.

Todo lo que nos inventamos para ahorrarnos el dolor nos debilita.

Porque podemos estar en el medio de una carcajada, y sentimos la punta de una certeza que nos pincha avisándonos que no hay sonido que lo acalle… lo que está terminado, finalizó.

No te quedes donde sientas que llegó el final. Es justamente el inicio de lo nuevo.

Porque para rellenar la página en blanco del libro de tu vida, necesitas tener renglones libres para vivir nuevas historias.

Porque para transitar nuevos caminos, la única llave que nos abre la puerta está dentro nuestro y no hay magia sino fe.

Y finalmente, si lo das vuelta, verás que al terminar todo vas a decir: ¡al fin!

Bendiciones!

Simone Seija
Lectora de Registros Akásicos

Deja un comentario