¿Qué son los Registros Akásicos?

Los Registros Akásicos pueden equipararse al “disco duro” del Universo. El lugar no físico donde se aloja la historia del mundo y la de cada uno de nosotros. A través de la Lectura de Registros, se accede a toda la información acerca de nuestra vida, mediante una canalización verbal. En los Registros Akásicos está grabada nuestra vida pasada, presente y futura. La vida presente y las vidas anteriores.

Una consulta a los Registros permite a través de un diálogo con los Angeles, Guías y Maestros, conocer todos los hechos, los que se ven y los que no. Permite saber sobre uno mismo, sobre aquellos que nos rodean, sobre nuestras relaciones personales, laborales, amistosas.

¿Qué es el Akasa?

El renombrado canalizador y sanador Edgar Cayce sostiene: “Akasa es una palabra sánscrita que se refiere a la sustancia etérica fundamental del universo, de composición eléctrico-espiritual. En esa akasa permanece impreso en un registro indeleble todo sonido, luz, movimiento o pensamiento desde el inicio del universo manifestado. La existencia de dicho archivo explica la posibilidad de que los clarividentes y adivinos vean literalmente el pasado, por muy remoto que este sea y por muy inaccesible que resulte al conocimiento humano ordinario. Akasa registra las impresiones como una placa sensible y puede ser considerada casi como una enorme cámara indiscreta del cosmos. La capacidad de leer esos archivos vibratorios está en todos nosotros, depende de la sensibilidad de nuestra organización y consiste en la posibilidad de sintonizar con el grado adecuado de la conciencia; es algo parecido a sintonizar un aparato de radio con la longitud de onda adecuada” (Múltiples moradas de Gina Cerminara. EDAF 1991 Madrid).

El lama Tibetano Lobsang Rampa nos dice: “¡El Registro Askasi! ¡Que maravillosa fuerza del conocimiento era!... Todo lo que hacemos, todo lo que nos sucede queda impreso en el Askasi, médium sutil que se compenetra de todo. Todo lo sucedido en la tierra desde su creación está al alcance de aquellos con la preparación necesaria. Para los que abran sus “ojos” tendrán frente a sí la historia del mundo. Por medio de un adiestramiento especial podremos entrar al mundo astral donde el Tiempo y el Espacio no existen y las demás “dimensiones” se superan. Entonces puede verse todo.” (El cordón de plata. Lobsang Rampa. Troquel, Buenos Aires, 1961).

Los Registros Akásicos constituyen así, una antigua y probada fuente de sabiduría. Un espacio adonde recurrir cuando no entendemos los por qué o los para qué de nuestra vida. Una instancia sagrada que ejerce, en el correr de la sesión, una suerte de curación energética, ya que la energía del canalizador y la del consultante se alínea, elevándose y compartiéndola.